Salvador Sliba, militante Marplatense desaparecido en 1976.

 

    Desaparecido el 15 de noviembre de 1976 a los 19 años de edad, "permanece desaparecido".


    Salvador nació un 8 de Agosto de 1957.

    Egresó del Colegio Nacional Mariano Moreno, de la calle Mitre y Alberti, en el año 1975, cursando los últimos años en el turno noche, para compaginar sus estudios con el trabajo.

     Antes de finalizar la secundaria comenzó a trabajar en la industria de la carne, en el Matadero Frigorífico San Telmo de Mar del Plata, sito al final de la Av. Constitución (al 10.000). Un trabajo duro y sacrificado, para cualquiera en general, y más aún para un joven que estaba estudiando.

    Por entonces, Salvador de 19 años, tenía dos hermanos, y vivía en casa de sus padres con Hugo, su hermano menor, en la calle Dr. Victoriano E. Montes al 2300, Barrio Bernardino Rivadavia, mas conocido como Barrio Matadero.
    Su militancia de aquella época, se centraba en la conflictividad laboral de los trabajadores del Frigorífico, junto a un compañero fallecido en 2011, Carlos Alberto Foresi, al que apodábamos cariñosamente "Chango” quien por su activismo también sufrió persecución, siendo secuestrado / liberado en tres oportunidades la primera en septiembre de 1976, por las mismas fechas en el 77 y por último en febrero del 78.

   

    En 1976 la plantilla del Matadero Frigorífico San Telmo superaba los 700 Trabajadores.
    El 2 de febrero de 1976 un pelotón compuesto por 50 soldados al mando de dos oficiales pertenecientes a la dotación del “Gada 601” realizó un procedimiento en la planta del establecimiento.

    En esos momentos existía una “Comisión Interna” representando a un sector del personal del Frigorífico, en huelga por mejoras salariales, desautorizada por la conducción de la delegación local del “Sindicato de la Carne”, dirigido por el gremialista Nelson Rizzo, hombre enrolado en la derecha Peronista, cuya postura era afín a la patronal. El resultado del operativo fue la detención de todos los miembros de la Comisión.
    El 12 de febrero los detenidos fueron puestos en libertad, por decisión judicial favorable. Pese a ello la empresa los despidió a todos. Era la primera huelga que soportaba el frigorífico, uno de los establecimientos más grandes y modernos de la ciudad en aquella época.
    A pocos días de estos hechos, el 14 de febrero, personas armadas que se identificaron como miembros de la Policía Provincial secuestran de su domicilio a Roberto
Alejandro Wilson, militante del Partido Comunista. El joven empleado, miembro de la Comisión Interna del Matadero Frigorífico, permanece desaparecido.
    Misma suerte corrió Daniel Ángel Román Suárez electricista y también empleado del Frigorífico San Telmo, secuestrado en el marco de un gran operativo llevado adelante en Mar del Plata por las Fuerzas Armadas el sábado 19 de junio. En el mismo operativo, y alcanzando con ella el número de ocho personas detenidas - desaparecidas, es secuestrada de su domicilio, la hermana de Daniel, Nora Ester Román Suárez de Guerrero, que había integrado el Grupo de Estudiantes Antiimperialistas hasta 1973, (el grupo G.E.A. participó en las movilizaciones que desembocaron en el Marpla
tazo en 1972). A mediodía de ese día había sido allanado el domicilio del matrimonio García Neiman en Victoriano Montes, 2377 (enfrente de la casa de Salvador), llevándose al hijo de ambos, Alberto García, de 19 años, a media tarde, miembros del operativo retornan con él, quedándose a la espera del regreso de su hermana, otra ex integrante del G.E.A., sobre las 19:30 cuando Gladis regresa a su hogar, es secuestrada. Los restos de Gladis Noemí García, junto a otros secuestrados en este operativo, aparecieron en 1992 en un cementerio de Avellaneda siendo identificados en 2005.

    (Fuente de la nota: Angel J. Somma y Carlos A. Bozzi)

   

    Desde el mes de febrero del 76 y hasta fines setiembre se producen secuestros prolongados, con posterior liberación de los miembros de la JSA y del PST de los sectores Secundario, Universitario y Sindical - Obrero.
    A mediados de octubre de 1976 como parte de un plan de limpieza ideológica de las Escuelas Secundarias, orquestado por la Marina, (Memorando 8499 - IFI nº 21 “EsyC”/76) comienza una ola de secuestros de miembros activos de la J.S.A., en los primeros días de noviembre la cacería se extiende al sector Sindical - Obrero.
    Había comenzado un proceso de desaparición sin liberación en la inmensa mayoría de los casos.

   

    Ante esta ola de secuestros Salvador decide abandonar Mar del Plata.
    El lunes 15 de noviembre se despide de su familia teniendo como destino la ciudad de Buenos Aires.
    Su hermano Hugo, que nunca perdió la esperanza de volverlo a ver con vida, refiere que:
- Salvador tenía planificado ir a su trabajo el lunes 15 de noviembre, a cobrar la liquidación, y dirigirse a Buenos Aires, donde habría quedado con su novia, que también abandonaba la ciudad.
- Su padre cuando no tiene noticias de su paradero se dirige al Matadero Frigorifico para saber si había pasado por allí.
    Posteriormente su padre le manifiesta a Hugo que:
- Salvador había estado en casa de un tío en Buenos Aires un par de días, y se había marchado.
- Que en fechas de antes del Mundial de Junio del 78, un amigo de la infancia que estaba haciendo el Servicio Militar en Córdoba, dijo haber visto a Salvador en la Estación de Micros.

   

    Salvador, a partir del momento en que abandona su hogar, nunca mas contacta con su familia, ni por teléfono (si acaso el de un vecino), ni por carta, ni de ninguna otra manera.
    Sus padres no se movilizaron para ubicarlo, no interpusieron ningún tipo de denuncia sobre su desaparición, ni en esos momentos ni posteriormente ya en la etapa democrática.
    Salvador Sliba actualmente no está considerado oficialmente como desaparecido.

    Esta situación lleva a pensar que posiblemente sus padres fueran consientes del secuestro de su hijo, y dado que el matrimonio Sliba tenían otros dos hijos, en un régimen de terror como el implantado entonces por la Junta Militar, optaron por el silencio a fin de proteger a la familia, con la vana esperanza de que Salvador algún día fuese liberado. De estas situaciones hay algunos testimonios en distintos perfiles de esta página, ver: Rodolfo González, Donaldo Molina, Julio Cesar Burgos.


    Nota de la Página.
    Lógica de la dinámica represiva:
    Su desaparición en medio de la ola de secuestros de nuestros compañeros (secundarios, universitarios y obreros), que se estaba llevando a cabo por parte de integrantes de la Fuerza de Tareas Nº 6*, nos lleva a pensar que de alguna manera estaba controlado en su puesto de trabajo, (posiblemente con la colaboración de la burocracia sindical, y el visto bueno de la patronal, contra los cuales militaba).
    *De los juicios Base Naval I, Base Naval II, en documento Elevación a Juicio Base Naval III
    Como parte de la dinámica de la persecución política, cuando el Servicio de Inteligencia detecta que pretende dejar la ciudad, lo catalogan como un militante comprometido y deciden ejecutar su secuestro.
    Dado lo alejado del Matadero, al final de Constitución, en aquella época, excepto con vehículo propio o taxi, la forma habitual de los trabajadores de llegar al Frigorífico era un servicio de transporte para los empleados, con paradas en determinados puntos de la ciudad.

    Según su hermano, la intención de Salvador era pasar por su trabajo para saldar de alguna manera los haberes devengados, y después marcharse a Buenos Aires.

    Desconocemos si llegó a subirse al micro de ida, o si lo esperaron a la salida del Frigorífico San Telmo, lo probable es que en uno de esos dos momentos haya sido secuestrado. Si lo hicieron luego del cobro, además de quedarse con su vida, también se apoderaron de sus jornales.

    Puede que Salvador haya llegado a Buenos Aires, y posteriormente por azar haya caído en un control, de los muchos que había en esos momentos, pero esta hipótesis pierde fuerza, ya que hubo compañeros que sobrevivieron que fueron interceptados para identificación, incluso detenidos.

    A partir de mayo de 1977 la desaparición de militantes Marplatenses cesó, (hasta enero de 1979, con la desaparición del grupo del Puerto Marplatense); no obstante los sobrevivientes fueron controlados a través de detenciones, interrogatorios en sus domicilios, etc., es el caso del Chango Foresi mencionado anteriormente, y otros que han testificado en los diversos juicios.

 

Noticia del "Diario La Capital" del 30-4-2009:

Hoy a las 9 se realizará un acto en conmemoración de los 50 estudiantes víctimas de la dictadura en la década del 70 en el marco del nonagésimo aniversario de la creación del Colegio Nacional Mariano Moreno.
Cabe destacar que se incluyen los estudiantes de turno mañana (bachillerato), tarde (comercial), nocturno y anexo del Moreno (Colonia Storni).
En el edificio de Mitre 2579 se descubrirá una placa en el acto por la Memoria, Verdad y Justicia que se enmarca en las actividades programadas por la Asociación de Ex alumnos, la comisión de recordación y homenaje.
Durante el acto estarán presentes familiares, amigos y la comunidad educativa.
Los estudiantes del Colegio identificados como víctimas del terrorismo de estado, asesinados y desaparecidos entre 1971 y 1980 son:
Néstor Rubén Antoñanzas, Federico Baez, Liliana Esther Barbieri, Daniel Oscar Barjacoba, Jorge Candeloro, Rubén De Angeli, María Alejandra De Pablo, Marta Di Paolo, Cristina Diez, Stella Maris Dorado, Enrique Pacho Elizagaray, Blas Roberto Evangelista, Silvia Filler, Tomás Fresneda, Carlos Alberto Galeazzi, Hugo Garelik, Carlos Vicente García, Ricardo Garralda, Daniel Gasparri, Julio Genoud, Mariana Guangiroli, Rolando Hugo Jeckel, María del Carmen Laudani, Juan José Libralato, Jorge López Uribe, María del Carmen Maggi, Nora Lía Marquardt, Alejandro Jorge Monjeau, Laura Mujica, Maria Josefina Mujica, María Cristina Mura, Gregorio Nachman, Jorge Audelino Ordóñez, Eduardo Palá, Rafael Antonio Pedreira, Martín María Pereira, Jorge Pérez Catán, Miguel Luis Pérsico, María Matilde Sánchez, Roberto Sanmartino, Roberto Gustavo Santi, Antonio Satutto, Luis Scocimarro, Alicia Estela Segarra, Laura Beatriz Segarra, Carlos Francisco Simón, Adriana Leonor Tasca, Guillermo Enrique Videla, Jorge Lisandro Videla,
Norma Susana Huder, Patricia Mabel Gaitán,
Salvador Sliba y Ana María Martínez.