Partido Socialista de los Trabajadores de Argentina.

Militantes Marplatenses secuestrados, desaparecidos y asesinados. 1976/82.

Pablo Trejo Vallejo.

 

     Secuestrado desaparecido el 19 de abril de 1977 a los 38 años de edad.

    “El Tordo de Santiago del Estero” como solíamos decirle, apodo que se había ganado por su doble condición de médico y Santiagueño. Había nacido el 20 de diciembre de 1938, en la ciudad capital de Santiago del Estero.
    Trabajaba en el Hospital Regional de Mar del Plata (hoy llamado Interzonal) y en la Clínica Colón de Av. Colón y 20 de Septiembre. Como buen Santiagueño, era simpático y divertido, y en las fiestas, tocaba la guitarra y cantaba, recordamos momentos realmente alegres junto a él.
    Fue candidato a Senador nacional por el P.S.T. en las elecciones de 1973.
    Pablo fue secuestrado en dos oportunidades, la primera vez en mayo de 1976 y la última el 19 de abril de 1977.
    Dice su hermana frente a la Conadep: “Un año antes de su desaparición, al enterarse que civiles armados lo buscaban, se presentó ante el coronel Alberto Barda, jefe del GADA 601 (Grupo Artillería Defensa Aérea 601), por no tener relación con grupos subversivos. Barda no lo recibió y lo envió detenido a la Comisaría de Peralta Ramos. Luego de ubicado, viajé a Mar del Plata, y después de tener una pequeña entrevista con mi hermano, fui a ver a Barda, para solicitarle acelerara la investigación sobre los antecedentes de mi hermano.
   Pablo se encontraba separado de su esposa y vivía con Norma M.; una vez liberado cuando junto con su compañera regresaron a su domicilio, pudieron comprobar cómo había sido saqueado, pero el portero no quiso atestiguar.
   Posteriormente Pablo se presentó ante Barda, el cual le dio un certificado para el Hospital (donde trabajaba), asegurándole que no tenía nada en sus antecedentes por lo que podía quedarse tranquilo en Mar del Plata y que no pensara en ausentarse del país.
   Según su hermana el 19 de abril de 1977 se encontraba Pablo y mi cuñada en el departamento que les habían adjudicado en Libertad 5610 - 7º 3ª, tomando medidas, salió para ver a un paciente en la Clínica Colón. Según vecinos que testificaron, lo esperaban en dos coches, civiles armados, en uno metieron a mi hermano y uno de ellos se llevó su coche. Por un tiempo una persona, que no sabemos quién es, por intermedio de un médico amigo nos informaba que estaba bien, un día dijo que al volver de un franco, no encontró a mi hermano y al parecer lo habían llevado a Bs.As. Esta persona comentó que tenía cargos menores y creía que iba a salir pronto. Barda no me concedió, y tampoco a mi madre, entrevista alguna.
   En dos oportunidades, contestó que “no estaba detenido bajo su jurisdicción”.
   Hoy es recordado en el parque delante de dicho hospital por una placa a su memoria.